diumenge, 21 de desembre de 2008

Sorpresa

“Un buen día se le presentó un personaje corpulento y estrafalario, que le dijo: “Me llamo Salomon, y vengo a llevármelo a Londres”. El músico quedó sorprendido ante semejante conminación, pero Salomon era de los que solían ir por derecho. (...) Era un buen momento. Y aunque Haydn nunca había viajado y frisaba los sesenta años, se decidió a emprender el viaje, quizá no tanto por las suculentas condiciones económicas que Salomon le ofrecía, como por la posibilidad de componer sinfonías para gran orquesta. (...)”
“La sinfonía 94, “
Sorpresa”, responde a una advertencia de Salomon, que avisó a Haydn, en un exceso de precaución, que el público de Londres era tan inculto, que muchos se quedaban dormidos al inicio del segundo movimiento”.

José Luis Comellas (de la seva “Nueva historia de la música”).

Segon moviment de la Simfonia 94 de Haydn, “Sorpresa”.